Tecnología Apropiada en Cirugía de Catarata

En este tiempo es normal y común ver en nuestra región como todo congreso o evento oftalmológico relacionado con segmento anterior y cirugía de catarata está en un 95% y muchas veces en el 100% encaminado a difundir y propagar la cirugía de catarata mediante la técnica de facoemulsificación, lo cual está bien, pero, se debe además brindar enseñanzas en otras opciones tecnológicas, tomando en cuenta circunstancias especiales en varios casos y más centrados en cada realidad.

Definitivamente la técnica de cirugía de catarata mediante facoemulsificación es la que brinda más seguridad trans y posoperatoria comparándola con la extracapsular convencional, permite operar cataratas en estadíos más tempranos, recuperación del paciente más rápida e integración nuevamente a sus actividades en menor tiempo. Otra ventaja fundamental es tener astigmatismos postoperatorios pequeños o mínimos. La pregunta que nos hacemos es: ¿Estamos preparados en nuestra región latinoamericana a que todos los centros oftalmológicos y lugares geográficos accedan a la técnica de facoemulsificación? ¿Todos los tipos de catarata que encontramos en muchos de los países latinoamericanos, en especial en sus zonas rurales, permiten el manejo de la facoemulsificación en núcleos extremadamente duros?

Preguntas, muchas veces difíciles de responder o de tener una respuesta en consenso entre los cirujanos de catarata. Mi experiencia, en diferentes países y proyectos de prevención de ceguera que he tenido la suerte de visitar me llevan a responder con claridad y de manera firme, NO, no estamos preparados en toda nuestra región para aplicar una técnica como la facoemulsificación en todos los lugares, en todas las manos y con todo tipo de catarata. Con esta respuesta, no nos sirve de nada el lamentarnos ni simplemente decir, sigamos haciendo lo mismo de hace 20 años, la misma técnica extracapsular con varias suturas, incisiones de más de 9 milímetros, con todos sus inconvenientes, peligros y complicaciones. Lo acertado es, buscar un punto de equilibrio que los expertos y estudiosos en la materia están denominándolo como “Tecnología Apropiada” para cada situación, lugar y realidad.

Debemos procurar durante la formación de nuevos oftalmólogos en sus años de residencia, enseñar a más de la facoemulsificación, una técnica de cirugía manual de catarata de pequeña incisión, sin suturas o máximo con una sutura que nos brinde la mayoría de las ventajas de la FACO, pero sin la necesidad de contar con una máquina sofisticada, costosa, no disponible en todos los sitios o no efectiva, fácil y segura de realizarla en cataratas con núcleos muy duros.

La única manera de frenar y disminuir la cantidad de pacientes ciegos por catarata en Latinoamérica es operar con buena calidad, pero, de manera masiva y en lugares alejados de las grandes ciudades, esto al momento no nos es posible con una sola técnica quirúrgica, debemos buscar las opciones que nos permitan operar en alto volumen con seguridad, eficiencia y que sea accesible a todos.

Dentro de varias opciones de técnicas de cirugía manual de catarata de pequeña incisión están las de facofractura o de facofragmentación que nos permiten extraer cualquier tipo de catarata sin importar la dureza de su núcleo por una incisión de 5 ó 6 milímetros, herida escleral tunelizada que brinda seguridad, todo el tiempo cámara anterior formada evitando colapsos y pliegues cornéales. La idea de estás técnicas es fragmentar o fracturar en dos mitades al cristalino, realizar una viscoexpresión a través de una herida pequeña y brindar una recuperación rápida al paciente manejando un mínimo astigmatismo residual. Esta técnica que muchos oftalmólogos en la región la llevamos realizando, pero sobretodo, la estamos propagando entre colegas de diferentes regiones interesados en ponerla en práctica ha demostrado ser una técnica muy efectiva, posible realizarla en cualquier quirófano, de bajo costo, y que permite hacer un alto volumen con resultados de calidad y mínimas complicaciones. Si algún colega que lea este artículo está interesado en sumarse al grupo de oftalmólogos que queremos difundir en nuestros países este tipo de variantes de cirugía de catarata, será bienvenido a sumarse a la lista de los que estamos convencidos que siempre hay alternativas que nos pueden llevar a conseguir el mismo fin.

Debemos abrir nuestro horizonte a cambiar, lamentablemente no siempre podemos hacer todos los cambios que quisiéramos o necesitamos, la opción es ir realizando algunos cambios paso a paso hasta terminar haciendo de la mejor manera lo que está a nuestro alcance, funcione adecuadamente, brinde seguridad al paciente y permita aportar a la mejor calidad de vida de toda una comunidad.

Si ponemos atención a las múltiples encuestas de ceguera que se han realizado en el mundo y de manera concreta en nuestra región de América Latina, vemos dentro de sus resultados que una de las principales causas de por qué no se ha operado de catarata un paciente, es la limitación económica y la distancia hasta un centro especializado, debemos procurar llegar al menor costo posible (sin sacrificar calidad) y lo más cercanamente posible del paciente para lograr bajar esos números de ceguera por catarata que todavía se presentan de manera alarmante en nuestros países.

Busquemos y encontremos la “Tecnología Apropiada” que permita lo anteriormente señalado, marquemos la diferencia, de buscar todos esos hombres y mujeres ciegos o con muy mala visión necesitados de nosotros, somos su opción, probablemente su única opción.

Felipe Chiriboga

Los comentarios están cerrados.