Necesidad de Aunar Esfuerzos Para Mejorar La Salud Visual Comunitaria En Latinoamerica

Para mejorar la calidad de la salud visual a nivel latinoamericano debiera existir una alianza estratégica entre la Agencia Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB), la Asociación Panamericana de Oftalmología (APAO), las sociedades científicas locales de oftalmología y la Organización Panamericana de Salud (OPS) Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo cual aseguraría un solo camino futuro en pos de introducir programas con orientación técnica hacia la población más vulnerable que sean sustentables a nivel político. Hoy en día, nuestro esfuerzo va más allá de prevenir la ceguera sino va dirigido a mejorar la calidad de visión de la población, lo cual comienza por detectar factores de riesgo de ceguera y con la entrega de lentes a quien lo necesite. Esto se inicia con la educación de la población en el cuidado de su salud visual así como el acceso equitativo a la atención oftalmológica y el tratamiento adecuado en el caso de patología asintomática como el glaucoma y retinopatía diabética. Para esto es necesario aunar esfuerzos de todas las instancias con roles establecidos en pos de este objetivo común.

El rol de la IAPB está dedicado a planificar y ejecutar programas que mejoren la calidad de la salud visual de la población más vulnerable prestando apoyo operativo y muchas veces canalizando ayuda internacional en algunos proyectos puntuales. Tiene subcomités los cuales podrían pueden generar ideas y protocolos globales en el ámbito de la salud pública que sirve de base en la elaboración de políticas locales. También recolecta información para monitorear los indicadores de salud visual de cada país y realiza encuentros de sus miembros para definir conductas a seguir.

El rol de la APAO estaría enfocado en mejorar la educación de los oftalmólogos logrando con esto la integración de la oftalmología iberoamericana. Por contar con comités de subespecialistas puede validar los protocolos en el ámbito de salud pública regional considerando la experiencia técnica de sus miembros. Otro ámbito es la educación, realizando encuentros de alta convocatoria, lo cual permitiría instar a sus miembros a: a. Considerar temas de salud ocular en curso de residentes de los diferentes países. b- Asistencia de profesores a cursos locales en temas específicos comunitarios, colocándose a disposición de países en vías de desarrollo (ej Bolivia, Nicaragua o Haití) así como colocar a su disposición sitios web, revistas o bibliotecas o etc. y c- Colocar el tema de salud visual en reuniones, cursos o congresos para que sea conocido por los oftalmólogos generales. No se requiere de grandes espacios sino incluir a destacados especialistas en temas puntuales. El objetivo de este aspecto es sensibilizar a los oftalmólogos para que participen en programas o a lo menos no sean opositores a estos, ya que muchas veces estos son considerados como amenazas.

El rol de las sociedades científicas locales es asegurar la mayor cohesión entre los oftalmólogos locales que puedan generar una actividad científica y gremial en defensa de sus intereses. Debe considerar su rol en el desarrollo de la salud visual local aprovechando sus encuentros para educar en salud visual, además de validar los protocolos a la realidad local de cada región de un país y apoyar a grupos que trabajan en la población más vulnerable. Finalmente es importante que pueda generar el advocacy necesario para que la salud visual sea prioritaria prestando la colaboración en la elaboración de la norma o ley respectiva lo único que asegura que una iniciativa sea sustentable en el tiempo.

El rol de la OPS – OMS, como organismo de cooperación multilateral, es desarrollar un perfil de las prioridades de salud visual en America Latina y el Caribe  que permita a los gobiernos reconocer adonde dirigir sus esfuerzos, para ello realiza estudios epidemiológicos en diferentes países que sustentan estas prioridades. LA OPS también hace análisis de la prestación de los servicios, da cooperación técnica a los países para el desarrollo de estrategias y planes nacionales y subnacionales y movilización de recursos. Como entidad intergubernamental puede servir como puente entre la autoridad política y las sociedades científicas en encuentros para discutir el temario y programas de salud visual y lograr consensos.

Solo la unión de todos los esfuerzos permitirá mejorar el acceso a la salud visual de toda la comunidad y con ello lograr nuestro desafío: Prevenir la ceguera y mejorar la calidad de vida de una limitado visual. TODO UN DESAFIO.

Dr. Fernando Barría von-Bischhoffshausen. Oftalmólogo, Hospital Regional de Concepción

Los comentarios están cerrados.