No se pierda

Visión – Una prótesis electrónica tras la retina permite ver formas y objetos a 3 ciegos

El primer ensayo clínico en Alemania de un implante con alimentación externa da resultados esperanzadores

MALEN RUIZ DE ELVIRA – Madrid – 03/11/2010

Imagen de un implante electrónico en un ojo para reemplazar la retina.- RETINA IMPLANT AG

Tres personas totalmente ciegas han podido ver formas y objetos pocos días después de recibir un implante electrónico tras la retina, han informado los investigadores alemanes que han hecho el primer ensayo clínico con esta técnica.

Uno de los sujetos pudo incluso identificar y encontrar objetos situados en una mesa frente a él, así como moverse por una habitación, acercarse a la gente, leer la esfera de un reloj y distinguir entre diferentes tonos de gris.

El implante, desarrollado por investigadores de la Universidad de Tubingen y la empresa Retina Implant AG , representa un paso adelante importante en las prótesis visuales electrónicas, afirman los científicos. Sin embargo, la aplicación clínica general está todavía lejana, advierten.

Se han aplicado estas prótesis en pacientes de retinitis pigmentosa, que perdieron muy jóvenes la visión, pero también servirían para la degeneración macular, relacionada con la edad, que causa pérdida progresiva de la visión y afecta a 15 millones de personas en el mundo.

Los resultados del ensayo clínico se publican en una revista de la Royal Society británica (Proceedings of the Royal Society B ) y preceden al primer ensayo clínico que se hará en Reino Unido en 2011.

“Los resultados del estudio piloto indican que las funciones visuales de pacientes ciegos por la distrofia hereditaria de la retina, la retinitis pigmentosa, pueden, en principio, recuperarse para poder llevar una vida normal”, escribe Eberhart Zrenner, director fundador de la empresa y director y presidente del hospital oftalmológico de la universidad.

Estas prótesis reemplazan directamente a los receptores que no funcionan en la retina y son diferentes de las que se implantan fuera de la retina y necesitan una cámara y un procesador externos para que el paciente vea.

En este caso, un microprocesador de tres por tres milímetros, sensible a la luz, fue implantado bajo la retina en voluntarios ciegos debido a la citada enfermedad hereditaria que afecta a ese órgano.

El implante contiene un chip, formado por 1.500 microfotodiodos, cada uno de los cuales tiene sus propios amplificador y electrodo de estimulación. En el extremo del implante, unos electrodos que desembocan en un cable externo que sale por detrás de la oreja permiten la alimentación eléctrica del implante y comprobar su funcionamiento.Las escenas visuales se proyectan de forma natural a través de la lente del ojo sobre el chip bajo la retina transparente. El chip genera un patrón de estímulos dependientes de la luz percibida de 38 por 40 píxeles.

El primer ensayo clínico se realizó sobre 11 pacientes y dio buen resultado en tres de ellos, ya que no todos los que sufren esta enfermedad hereditaria se pueden beneficiar de la técnica.

“Hasta ahora, este concepto se habría considerado como perteneciente al ámbito de la ciencia ficción”, dice Robert MacLaren, catedrático de Oftalmología de la Universidad de Oxford, que colabora con el equipo alemán. “Sin embargo, todavía quedan preguntas por responder, como cuál es la duración del chip y cómo se podría mejorar para proporcionar imágenes más nítidas. Pero hay pocas dudas de que esta investigación progresará rápidamente, dados los resultados excelentes del primer ensayo clínico”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s