El Abordaje de la Baja Visión en América Latina

Lucía Piccione
Asesora en Educación y Rehabilitación de Personas con Discapacidad Visual para CBM
Vice-Presidente Primera de ICEVI

La mayoría de las personas en las cuales se ha identificado discapacidad visual integran el grupo de personas con baja visión. Durante años, fueron consideradas como personas con ceguera, motivo por el cual los programas educativos de los que participaban no tenían en cuenta su remanente visual.
Con el reconocimiento de la baja visión, surge la necesidad de establecer diferencias entre los abordajes educativos adecuados para la ceguera y aquellos apropiados para la baja visión. Lamentablemente, estos claros abordajes diferenciados no se han implementado a nivel global; el resultado de esto es que en muchos lugares aun se continúan ofreciendo programas educativos que brindan únicamente estrategias compensatorias que excluyen el uso de la visión, lo que limita la funcionalidad visual de los niños y jóvenes con baja visión.
La situación en que se encuentran hoy las personas con baja visión en Latinoamérica es similar a la observada en el resto del mundo:

 Carencia, en muchos países, de políticas educativas que contemplen la educación de los niños y jóvenes con baja visión con una metodología diferenciada de aquella implementada con los niños con ceguera.
 Limitado número de servicios con profesionales especializados y recursos técnicos necesarios para atender a la población que presenta baja visión.
 Escasos recursos económicos para la adquisición de ayudas ópticas.
 Insuficiente cantidad de profesores preparados para ofrecer orientación educativa académica y funcional a niños o jóvenes con baja visión, tanto en escuelas especiales como en el contexto de la educación inclusiva.
 Falta de concientización de la comunidad y de la sociedad en general respecto a este tipo de discapacidad y los planes de atención necesarios.

MEJORANDO LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS CON BAJA VISIÓN
El accionar de CBM e ICEVI a nivel mundial está orientado a mejorar la calidad de vida de las personas con baja visión, de sus familias y de los miembros de la comunidad. Para conseguir tales objetivos, básicamente se necesita:

1.- Realizar un trabajo coordinado con el área de salud para favorecer la temprana detección de los niños con baja visión, y llevar a cabo su correspondiente evaluación oftalmológica e inmediata referencia a los centros de atención e intervención temprana.

Para dar respuesta a esta propuesta en el marco de la Campaña Global EFAVI (Educación para Todos los Niños y Niñas con Discapacidad Visual), ICEVI trabaja con el Ministerio de Salud en los países de Latinoamérica que han sido seleccionados para el desarrollo de esta campaña. El propósito es promover la realización de campañas de detección, identificación y evaluación o tratamiento oftalmológicos, y la posterior referencia a los centros educativos.

2.- Comenzar la estimulación visual en el contexto de las etapas del desarrollo desde la más temprana edad. El niño debe crecer incorporando su canal visual comprometido y tratando de interpretar su medio circundante a través de él.
Para cumplir con este objetivo, es necesario:
• Contar con servicios en los centros o con programas en el hogar que dispongan de personal capacitado para la atención del bebé con baja visión.
• Involucrar a la familia en la atención del niño con baja visión ofreciéndole toda la información que solicite, estableciendo centros de consultas y acompañando a los familiares en el proceso de educación y estimulación visual del bebé.

Para hacer realidad esta propuesta, ICEVI y CBM desarrollaron conjuntamente Seminarios de Estimulación Visual desde el año 1994 hasta el año 2004 inclusive. Estos eran cursos de formación especialmente diseñados para maestros que desempeñaban su profesión en centros educativos. Con un número promedio de 30, estos seminarios se desarrollaron en todos los países latinoamericanos, contaron con cobertura nacional y fueron respaldados por los organismos locales de educación
A partir del año 2005, ICEVI diseñó un curso semipresencial de estimulación visual con una duración de 9 meses. Esta modalidad semipresencial comprendía la realización de dos encuentros presenciales, cinco guías de trabajo intelectual y variadas actividades prácticas en centros de educación.
Por otra parte, también se comenzó a dictar el “Seminario de abordaje del aprendizaje de las personas con ICV (impedimento visual de origen cortical)” a partir del año 2006.
Los casos de impedimento visual cortical aumentan rápidamente como consecuencia de la avanzada tecnología médica. Este grupo de deficiencias se presenta con otras discapacidades asociadas que complican sobremanera el cuadro médico y educativo.
Es sumamente importante para la mejora en la calidad de vida de estas personas que educadores, agentes de salud y familiares estén informados acerca de las características del niño que las presenta para que, a partir de allí, se estudien y adecuen metodologías de abordaje más apropiadas, tanto para el aprendizaje como para la vida diaria, con el fin de ayudar a los niños a organizar sus percepciones visuales y dar un significado a lo que ven.

3.- Ofrecer el abordaje educativo apropiado en el ciclo escolar. En esta etapa del desarrollo del niño, también es imprescindible el trabajo coordinado entre salud y educación para disponer de:
• Evaluación oftalmológica, prescripción de ayudas ópticas, entrenamiento en su uso y posterior derivación a los centros de educación.
• Diagnóstico médico claro y explicativo acerca de qué, cómo y cuánto ve el niño o joven con baja visión para orientar el trabajo docente.

Incluidos en el sistema educativo, los niños y jóvenes con baja visión pueden cursar su escolaridad en escuelas especiales o inclusivas. En ambos casos, se debe contar con profesionales especializados en baja visión que colaboren para que la estrategia educativa implementada sea la que demanda el remanente visual del alumno.
Para garantizar el éxito de la educación en un régimen inclusivo, se necesita:
• Trabajo multidisciplinario con los niños y jóvenes con baja visión a partir de un equipo integrado por oftalmólogos, optometristas y técnicos en rehabilitación visual.
• Maestros regulares que estén informados acerca de la baja visión.
• Equipos de apoyo integrados por maestros especializados en baja visión, quienes deben asesorar y orientar el proceso en relación con el tipo de escritura que empleará el niño o joven, el material didáctico adaptado a su eficiencia visual, etc.
• Ayudas ópticas y no ópticas.
• Tecnología, en la medida de lo posible según las capacidades de acceso a ese tipo de herramientas.
 Apoyo en el área funcional: orientación y movilidad, actividades del diario vivir, etc.

Frente a estas necesidades, ICEVI creó el Grupo Especial de Baja Visión en el año 1999. Este grupo se encuentra integrado por expertos en el tema, quienes desarrollaron el proyecto “Enseñando a Construir Visión” en el que se incluyen, además de cursos sobre estimulación visual, cursos sobre rehabilitación visual. El equipo de facilitadores cuenta con un oftalmólogo, un optometrista y un terapeuta en baja visión. Estos cursos tienen como objetivo formar profesionales en las áreas de oftalmología, optometría y rehabilitación visual con énfasis en un trabajo multidisciplinario y coordinado con profesionales de la educación, en el que cada profesional realiza el aporte necesario para poder atender en forma integral a personas con baja visión.
El componente esencial de este curso es la formación de equipos base de profesionales que conformen servicios de baja visión con miras a posibilitar que cada país que reciba esta formación pueda implementar y crear nuevos servicios de rehabilitación visual en baja visión.
La persona con baja visión es evaluada por un profesional oftalmólogo que diagnostica la enfermedad y prescribe su tratamiento. También participa el optometrista, quien valora el área refractiva y el cálculo en las necesidades de aumento para ofrecer herramientas que le ayuden a usar su visión. Además, participa el terapeuta en baja visión, quien mejorará la eficiencia del sistema visual y entrenará a la persona con baja visión para que utilice adecuadamente las ayudas ópticas y no ópticas, así como las zonas visuales favorables.
El curso consta de etapas presenciales y a distancia. Durante su dictado, se desarrollan contenidos teóricos y prácticos.

1. Primera fase: se realiza un primer encuentro online con los participantes a fin de establecer su nivel de conocimiento sobre el tema y sus expectativas.
2. Segunda fase: se lleva a cabo el primer encuentro presencial (40 horas), en el que se imparte el contenido teórico del curso con una experiencia práctica de valoración de una persona con baja visión.
3. Tercera fase: se desarrolla una etapa a distancia en la que los cursantes deben responder guías de estudio (una por mes) haciendo uso del material bibliográfico entregado y buscando nuevas fuentes de conocimiento.
4. Cuarta fase: se lleva a cabo el segundo encuentro presencial (40 horas) con énfasis en la parte práctica. En esta etapa, los participantes evalúan, prescriben y entrenan a pacientes con diferentes patologías que pertenecen a diversos grupos etarios.
5. Quinta fase: se realizan visitas de monitoreo, evaluación y asesoramiento de los servicios formados.

El trabajo realizado por CBM, ICEVI y también por otros organismos internacionales que están abordando la temática de la baja visión ha sido intenso, principalmente durante las últimas dos décadas, y se han logrado buenos resultados. No obstante, estamos lejos todavía de haber cubierto las necesidades de la región. Por consiguiente, se necesita un plan integral de asistencia para la baja visión que incluya todos los aspectos (clínico, educacional y rehabilitación) y en el que participen todas las organizaciones internacionales involucradas en este tema que se encuentran trabajando en la región. Este plan, que tendría cobertura regional y sería implementado en cada país en coordinación con los agentes locales, aseguraría mayor nivel de cobertura y mejor calidad de atención a las personas con baja visión en esta región.

Los comentarios están cerrados.