Baja Visión En Escolares: Experiencia Chilena

Patricia Ramos González.
Terapeuta en Baja Visión. Especializada en la ONCE, España.
Coordinadora del Programa de Baja Visión en COALIVI
Terapeuta visual de la Universidad de Concepción, Chile.
Docente Adjunta, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción.
Terapeuta Visual Hospital Regional de Concepción.
Asesora en Baja Visión para América Latina de CBM-ICEVI.

A lo largo de la historia de la educación, se ha cuestionado las habilidades de los niños con discapacidad para aprender, no obstante en las últimas décadas ha habido un vuelco, y lo que se cuestiona más bien es la capacidad de los sistemas educativos formales, para entregar una educación de calidad y con equiparación de oportunidades para estos niños y jóvenes. En este sentido, y en el caso particular de los niños con discapacidad visual, se ha incrementado un mayor interés por desarrollar metodologías y técnicas que favorezcan el proceso de enseñanza-aprendizaje, individualizando y diferenciando estrategias tanto para los niños ciegos, como para los con baja visión. Es así como la evaluación funcional de la capacidad visual, ha sido un tema que se ha abordado en la formación de los profesionales del campo de la oftalmología, la optometría y la educación y rehabilitación, impactando fuertemente en el desarrollo de las competencias cognitivas y sociales de los niños con discapacidad visual, los que también se han traducido en una fuerte incorporación del rol y la importancia de la familia como agente de apoyo con conocimiento y participación. En Chile, llegar a este punto, ha requerido de fuertes transformaciones, que aún no se plasman del todo en el sistema educativo, dada la fuerte estructuración de este y por otro lado ausencia de flexibilidad frente a la apertura a las necesidades educativas especiales. Por lo mismo la importancia de que se entienda la baja visión, en el contexto escolar, no como un concepto absoluto, al contrario, como variable y dependiente de las necesidades visuales de cada niño o joven.

Que es un Programa Baja Visión?
Es un servicio dirigido a todas las personas: niños, jóvenes o adultos, que presentan graves deficiencias en la visión, que puedan a través de la rehabilitación visual, obtener un mayor rendimiento de su resto de visón. Este proceso de Rehabilitación Visual contempla la evaluación de las necesidades de cada persona, el diagnóstico y pronóstico de su patología, la evaluación funcional de la visión, el entrenamiento en el uso de su remanente visual y de las ayudas ópticas seleccionadas.
La derivación a un programa de Baja Visión representa para el paciente, la oportunidad de mejorar su calidad de vida y recuperar su independencia. El éxito del programa individual va a depender de las necesidades concretas del paciente, del resto visual que posea, de su capacidad y esfuerzo personal, y naturalmente, el apoyo socio-familiar. Las ayudas técnicas más utilizadas en este programa, son las siguientes:
– Ayudas ópticas: lupas, lentes tipo microscopio, telescopios de aumentos variados.

– Ayudas electrónicas: sistemas de ampliación por proyección.

– Ayudas no ópticas: son soluciones alternativas y complementarias, como una iluminación especial, atriles para mejorar la ergonomía del paciente, y filtros para el deslumbramiento. Muchas veces es suficiente un apoyo no óptico para superar la disfunción visual.

Inclusión e integración de escolares con baja visión.
Actualmente la educación de los alumnos con baja visión se define como un proceso de transición más o menos avanzado, desde una educación segregada hacia otra orientada a la diversidad, más inclusiva e integradora. Hoy en día, la tendencia mundial es promover la plena participación de todos los estudiantes, a pesar que aún hay debates entre un sistema inclusivo y quienes desean mantener un sistema educativo separado. Estos alcances hacen reflexionar sobre el hecho de que el “quehacer” profesional en ambos campos, son diferentes y complejos al momento de ubicarse en un marco educativo que permita a los alumnos con baja visión, sentir que sus necesidades y requerimientos para el aprendizaje, tendrán una respuesta adecuada que los conlleve al logro de sus fines.

Resultados de la Experiencia Chilena.
La Corporación de Ayuda al Limitado Visual en Concepción, Chile (COALIVI), es una Institución sin fines de lucro, que desde 1980 atiende las necesidades de educación, rehabilitación e inserción socio-laboral de personas con discapacidad visual, esencialmente del centro y sur de Chile. Uno de los servicios que ofrece, es el programa de Baja Visión creado en el año 1994, pionero en el país, el cual ha beneficiado a miles de personas que hoy pueden desarrollar su vida normal, con el uso de las ayudas técnicas antes mencionadas. La gran mayoría de las personas atendidas con este programa, pertenecen al segmento de la población de escasos recursos económicos. A fin de favorecer una efectiva integración educativa de sus alumnos y el gran número de personas que año a año acuden, COALIVI gestiona el financiamiento de las ayudas técnicas con diversas instituciones nacionales e internacionales.
Una historia de éxito.
NOTA: La Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, JUNAEB,es un organismo nacional y su finalidad es resolver problemas de salud vinculados al rendimiento escolar, tales como problemas de visión, audición y columna, para mejorar la calidad de vida de los escolares a través de acciones clínicas y preventivas que contribuyan a su mantención en el sistema.
En el año 2005 se tomó contacto con dicha Junta a través de su directora nacional, llevando a cabo un primer proyecto, de carácter piloto en la región del Bío-Bío (Concepción), que consistió en la entrega por este organismo, de ayudas técnicas a estudiantes con discapacidad visual (baja visión) de escasos recursos económicos de la educación regular o escuelas especiales.
Las ayudas entregadas a los beneficiarios fueron: una mesa atril para lecto-escritura y una lupa para poder leer. COALIVI, a su vez participó en el proyecto efectuando la evaluación de los alumnos, selección de las ayudas, entrenamiento en su uso y la entrega de éstas. El resultado fue una mejor integración escolar de los alumnos atendidos. Dado los excelentes resultados de esta primera iniciativa,se gestionó replicar este proyecto a las demás regiones de casi todo elpaís, obteniéndose el mismo éxito. En resumen, y como resultado de estos proyectos, se ha logrado beneficiar a un importante número de estudiantes enChile.JUNAEB y COALIVI continúan con este proyecto en la actualidad teniendo como principal objetivo, la vital inclusión educativa y social de los escolares con baja visión en este país.
La foto que sigue, muestra el acto de entrega de las ayudas mencionados a los escolares.

image2 image1

Los comentarios están cerrados.