Evidencia en Tamizaje de Errores Refractivos en Niños

João M. Furtado
Facultad de Medicina de Ribeirão Preto
Universidad de São Paulo, Brasil

Introducción
La Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB), en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la iniciativa global “VISIÓN 2020” el año 1999, con el objetivo de eliminar la ceguera evitable para el año 2020 (1). Los errores refractivos fueron incluidos entre las principales prioridades de VISIÓN 2020, debido a su prevalencia y de la factibilidad de poder resolverlo. Los errores refractivos pueden ser detectados fácilmente, su corrección mediante la prescripción y provisión de lentes es accesible, se mejora la agudeza visual y en consecuencia la calidad de vida. (2)
Los errores refractivos (miopía, astigmatismo e hipermetropía) afectan a una parte significativa de la población, y cuando no son corregidos pueden conducir a la ceguera. Actualmente se estima que los errores refractivos no corregidos contribuyen en un 3% al total de los casos de ceguera, y son la causa principal de discapacidad visual en todo el mundo.
Un importante estudio realizado en La Florida, Chile, describe que la miopía es una causa importante de reducción de la visión en un amplio grupo de niños de 5 a 15 años de edad. Aproximadamente un 7% de los niños examinados podrían beneficiarse de la utilización de lentes prescritos correctamente. (3)
Los lentes son la forma más efectiva de corregir los errores refractivos, siendo en consecuencia el tratamiento más usado para los niños. El diseño, la disponibilidad, accesibilidad y aceptabilidad podrían ser barreras para su uso. (4)

Campañas de Detección
Las campañas de detección no tienen ningún impacto en la reducción de la incidencia y prevalencia de los errores refractivos. El objetivo es detectar a aquellos que necesitan corrección por lentes y proporcionarles el tratamiento. Una alta prevalencia de errores refractivos no corregidos está usualmente asociada a bajas condiciones socioeconómicas. (5) En este caso, una campaña de detección de errores refractivos podría ser la única oportunidad para que un niño tenga acceso a la atención oftalmológica.
En regiones donde una gran proporción de niños no está inscrita en programas escolares, las autoridades de salud necesitan implementar programas alternativos para realizar un seguimiento de aquellos fuera de la escuela. Una alternativa podría ser la introducción de mediciones de agudeza visual en los centros de vacunación. (6)
Parece obvio para todos que un niño con errores refractivos no corregidos no tendrá un rendimiento académico óptimo. Como consecuencia, las posibilidades de conseguir trabajo en la adultez podrían verse reducidas, teniendo un efecto perjudicial en el individuo y en la comunidad. (7) Pero científicamente, hay varias preguntas sin respuesta con respecto a la eficacia y el impacto de los errores refractivos y las campañas de detección de agudeza visual. (4)

La medicina basada en la evidencia para evaluar la detección de errores refractivos en niños
La medicina basada en la evidencia fue elegantemente definida por Sackett como “El uso consciente, explícito y juicioso de las mejores y actuales pruebas en la toma de decisiones sobre el cuidado del paciente individual. La práctica de la medicina basada en la evidencia significa integrar la experiencia clínica individual con la mejor evidencia clínica externa disponible a partir de la investigación sistemática.” (8)
A pesar de que las campañas de detección son ampliamente realizadas en escuelas alrededor del mundo, su eficacia y sus beneficios no han sido abordados científicamente de forma adecuada. Se requiere evidencia científica adecuada para justificar la introducción de nuevos programas, especialmente en países de bajos recursos, donde los administradores de salud pública tienen que tomar decisiones basándose en el costo y la eficacia. Por lo tanto, hay una necesidad de definir quién debe obtener una receta para lentes en una campaña masiva de detección y quién no. Existen múltiples informes de diferentes partes del mundo que indican que el cumplimiento en niños es bajo unos pocos meses post receta, incluso cuando la provisión de lentes es gratis. (9)
Otros temas relacionados deben ser mejor abordados en una campaña de detección futura, como el cuál es el mejor personal para llevar a cabo la detección (ej. maestras, profesionales de la salud, trabajadores comunitarios, etc.), cuál es la mejor edad y mejores estrategias para fomentar el cumplimiento del uso de lentes. Además, la desventaja de asistir a la escuela con discapacidad visual debida a un error refractivo no corregido también debe ser medida.

Conclusiones
Actualmente, existe una falta de evidencia que justifique la introducción de nuevos programas de detección de agudeza visual en las escuelas. Es importante enfatizar que “no hay pruebas” no significa que los programas de detección sean ineficaces, sino que no hay una buena información científica que certifique este valor. En este contexto, es extremadamente recomendable que en campañas futuras, ensayos clínicos aleatorios bien planificados se llevasen a cabo con el fin de evaluar el impacto y los beneficios de los programas de detección y de la provisión de lentes. (4)

Referencias
1) Pararajasegaram R. Vision 2020—the right to sight: from strategies to action. Am J Ophthalmol 1999;128:359 –360
2) Resnikoff S., Pararajasegaram R. Blindness prevention programmes: past, present,
and future. Bulletin of the World Health Organization, 2001, 79 (3): 222-6.
3) Maul E, Barroso S, Munoz SR, Sperduto RD, Ellwein LB. Refractive Error Study in Children: results from La Florida, Chile. Am J Ophthalmol. 2000 Apr;129(4):445-54.
4) Powell C, Hatt SR. Vision screening for amblyopia in childhood. Cochrane Database Syst Rev. 2009 Jul 8;(3):CD005020.
5) Schneider J, Leeder SR, Gopinath B, Wang JJ, Mitchell P. Frequency, course, and impact of correctable visual impairment (uncorrected refractive error). Surv Ophthalmol Nov-Dec;55(6):539-60
6) Poterio MB, Cardillo JA, De Senne F, Pelegrino R, Jose NK, Norato DY, et al. The feasibility of introducing a visual screening test for children during vaccination campaigns. J Pediatr Ophthalmol Strabismus2000 Mar-Apr;37(2):68-72.
7) Taylor HR. Refractive errors: magnitude of the need. Community Eye Health 2000;13:1–2.
8) Sackett DL, Rosenberg WM, Gray JA, Haynes RB, Richardson WS. Evidence based medicine: what it is and what it isn’t. BMJ. 1996 Jan 13;312(7023):71-2.
9) Castanon Holguin AM, Congdon N, Patel N, Ratcliffe A, Esteso P, Toledo Flores S, Gilbert D, Pereyra Rito MA, Munoz B. Factors associated with spectacle-wear compliance in school-aged Mexican children.Invest Ophthalmol Vis Sci. 2006 Mar;47(3):925-8.

Los comentarios están cerrados.