Alianza Orbis-IRO en el Abordaje de Errores Refractivos en Escolares de la Región Norte del Perú

Jaime Huamán Pereyra, Instituto Regional de Oftalmología. Trujillo-Perú
Nancy Suárez Ávalos, Instituto Regional de Oftalmología. Trujillo-Perú
Rosa Adrianzén de Casusol, Instituto Regional de Oftalmología. Trujillo-Perú
Universidad Nacional de Trujillo – Perú
Joan McLeod – ORBIS

Los errores refractivos no corregidos constituyen la segunda causa de ceguera con una prevalencia global de cerca el 18 %1. Trece millones de niños2 en el mundo son visualmente discapacitados por esta enfermedad. La corrección de errores refractivos con anteojos apropiados es una de las intervenciones más costo-efectivas en el cuidado ocular3, sin embargo los resultados muchas veces no son los esperados debido a la baja adherencia al uso de anteojos.4,5,6
Se presentan los resultados de un programa realizado por iniciativa de ORBIS INTERNATIONAL mediante una alianza estratégica con USAID, AED, A 2 Z y el Instituto Regional de Oftalmología, con el objetivo de conocer la situación actual de los errores refractivos en el Departamento de La Libertad (Perú), realizando el tamizaje, diagnóstico y tratamiento. La población objetivo fue niños de 6 a 11 años de 168 escuelas (95 de zona urbana y 73 de zona rural) de zonas empobrecidas del Departamento de La Libertad.

Para aumentar la cobertura se capacitó profesores en la toma de agudeza visual quienes realizaron el tamizaje primario, cuya efectividad fue valorada en función al tamizaje secundario realizado por enfermeras, los niños con agudeza visual de 20/40 o menor, mono o binocular fueron examinados y refractados por oftalmólogos.
P10004091,823 profesores fueron capacitados y se examinó un total de 45,086 escolares de 6 a 11 años, 3,246 niños recibieron lentes para corregir errores refractivos y 1,084 profesores recibieron lentes para corregir presbicia y errores refractivos como parte de la estrategia para involucrar a los profesores en el tamizaje.
La efectividad de profesores en el tamizaje primario fue de 56,8 %, la de las enfermeras fue de 80,8 %. En Sudáfrica7 sólo el 10,1 % de los niños seleccionados en el tamizaje tuvo errores refractivos.
La prevalencia de errores refractivos fue de 7,3 %. En Nepal8 se reporta 19,8 %, en Brasil y Chile9.10 entre 16 y 34 %, en Perú11 entre 15 y 46,3 %, otro estudio en Cuzco12 da valores más bajos 4,6 % y en Tanzania13 1,8 %. El 87,2 % de errores refractivos no estaban corregidos. El astigmatismo fue el error refractivo más frecuente, predominando el hipermetrópico, con muy baja frecuencia de hipermetropías puras. Borchert14 et al, afirman que los niños afro-americanos tienen significativamente menos riesgo de presentar hipermetropía que los hispánicos y blancos no hispánicos y McKean –Cowdin15 et al, mencionan que los niños hispánicos y afroamericanos tienen mayor probabilidad de tener astigmatismo que los blancos no hispánicos.
Los defectos binoculares fueron significativamente más frecuentes que los monoculares.
El 3,9 % de niños con errores refractivos tuvo diagnóstico de estrabismo y la prevalencia en la población fue de 0,3 %.
La prevalencia de ambliopía fue de 2,4 % y su frecuencia aumenta a 32 % en los niños con errores refractivos, en su mayoría asociada a astigmatismos hipermetrópicos. Carrión Ojeda11 y colaboradores encuentran ambliopía en el 39 % de amétropes severos.

La adherencia al uso de lentes varió entre 22,10 % y 42,30 %, siendo mayor en la segunda fase (segundo año) del programa. Esto podría explicarse por la mayor experiencia del personal en la educación de los profesores, padres y niños, así como a la participación más frecuente de la sicóloga. Castañón Holguín4 en México encontró una adherencia de 13,4 % en escolares de Oaxaca, Wedner en Tanzania13 reporta 47 % cuando obsequió los lentes y 26 % cuando solamente dio receta. La adherencia fue significativamente mayor en niñas y en defectos binoculares.
La razón más frecuente para no usar los lentes fue “ burlas de los compañeros de clase “ ( 31,9 %), seguida de “ los lentes se rompieron” (17 %), “ habían olvidado sus lentes el día de la visita “ (14,05 %) y “ los lentes se perdieron “ (8,13 %).

RECOMENDACIONES:
En la ejecución de programas para el abordaje de errores refractivos es fundamental hacer alianzas y firmar convenios con los sectores de educación y salud; y es importante considerar accesibilidad, densidad poblacional (es menor en áreas rurales), períodos de precipitaciones fluviales, ausentismo escolar y períodos vacacionales; respetar costumbres y creencias relacionadas a errores refractivos y educar para revertir las erradas; capacitar a los profesores y motivarlos a través de su inclusión en la evaluación oftalmológica y donación de lentes de ser pertinente, entregarles certificado de su colaboración. Así mismo seleccionar cuidadosamente personal médico y de enfermería capacitado y motivado, incluir sicólogo en el equipo para sensibilizar a padres, profesores y niños; hacer firmar consentimiento para aplicar cicloplejia; calibración frecuente del autorefractómetro; seleccionar lentes de buena calidad y de formas y colores que agraden a los niños y permitir que escojan el lente, considerar presupuesto para reposición en caso de pérdida o deterioro; entregar materiales para toma de agudeza visual en las escuelas, involucrar a directores y recertificar profesores cada dos años para garantizar sostenibilidad.

Referencias Bibliográficas:
1. WHO. Global magnitude of visual impairment caused by uncorrected refractive errors in 2004. Bulletin of the World Health Organization 2008; 86: 63-70.
2. Sight test and glasses could dramatically improve the lives of 150 million people with por visión. WHO Press Release October 11,2006.
3. Bulletin of the World Health Organization 2008; 86: 63 – 70. Global magnitude of visual impairment caused by uncorrected refractive errors in 2004.
4. Castañón Holguín AM, Congdon N, Patel N et al. Factors asociated with spectacle-wear compliance in school-aged Mexican children. Invest Ophthalmol Vis Sci 2006 Mar; 47 (3): 925-8.
5. Vincent JE, Netek S, Parry A, et al. Reported wearing compliance of ready-made spectacles at 6 and 12 month. Optom Vis Sci 2010 Dec; 87 (12): 958-65.
6. Congdon N, Zheng M, Sharma A et al. Prevalence and determinants of spectacle nonwear among rural Chinese secondary schoolchildren: the Xichang Pediatric Refractive Error Study Report 3. Arch Ophthalmol 2008 Dec; 126 (12): 1717-23.
7. Maharaj YI, Naidoo KS, Dabideen R, Ramson P. The KwaZulu-Natal child eye care programme: Delivering refractive error services to primary school learners. S Afr Optom 2011; 70 (2): 61-68.
8. Pokharel A, Pokharel PK, Das H, Adhikari S. The patterns of refractive errors among the school children of rural and urban settings in Nepal. Nepal J Ophthalmol 2010 Jul; 2(4): 114-20.
9. Gaete MI, Lira RP, Lynch de Morales LF,Vasconcelos MS,Oliveira CV.[Association between the need for optical correction prescription and other ocular conditions in school children]Arq Bras Oftalmol.2007; 70:949-52.
10. Maul E, Barroso S, Munoz SR, Sperduto RD, Ellwein LB. Refractive Error Study in Children: results from La Florida, Chile. Am J Ophtahalmol 2000; 129:445-54
11. Carrión OC, Gálvez QF, Morales de La Cruz J. et al Ametropía y ambliopía en escolares de 42 escuelas del programa “Escuelas Saludables” en la DISA II, Lima, Perú, 2007-2008. Acta médica Per 2009; 26 (1): 17-21.
12. Olórtegui A, Neira R, Mogollón J, Hernández A. Prevalencia de patología oftálmica en la población escolar de un distrito andino rural-OCONGATE-Q’OSQO – PERU. Revista peruana de Epidemiología 1994; 7 (1):35-39.
13. Wedner S, Masanja H, Bowman R et al. Two strategies for correcting refractive errors in school students in Tanzania: randomized comparison, with implications for screening programmes. Br J Ophthalmol 2008; 92: 19-24.
14. Borchert MS, Varma R, Cotter SA, et al. Risk factors for hyperopia and myopia in preschool children. Ophthalmology 2011; 118 (10): 1966-1973.
15. McKean-Cowdin R, Varma R, Cotter S, et al. Risk factors for astigmatism in preschool children. Ophthalmology 2011; 118(10): 1976-1981.

Los comentarios están cerrados.