Los indicadores mundiales para el monitoreo de la eliminación de ceguera evitable: Un proyecto Piloto en América Latina

Kristen A Eckert MPhil, Strategic Solutions, Inc., Cody, WY, USA
Marissa J Carter PhD, MA, Strategic Solutions, Inc., Cody, WY, USA
Van C Lansingh MD, PhD, Coordinador Regional IAPB LA
Juan Carlos Silva MD, MPH, Organización Panamericana de la Salud, Bogotá (OPS), Colombia
Joan McLeod-Omawale PhD, MBA, Orbis, Nueva York, NY, USA

 En mayo del año 2013, la Asamblea Mundial de la Salud (WHA, por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó la Resolución WHA 66.4, Salud ocular universal: un plan de acción mundial para 2014-2019 (el GAP, por sus siglas en inglés). En preparación para el año 2020, este GAP actualizado incluye una meta mundial para reducir la prevalencia de la discapacidad visual evitable en un 25% para el 2019 con respecto al valor de referencia correspondiente al 2010. Para medir los progresos realizados en la implementación del plan, la OMS está recopilando de forma regular, 3 indicadores claves de los Estados Miembro:

  1. La prevalencia y las causas de la discapacidad visual
  2. Las cifras del personal de atención oftálmica, por tipo de profesión (oftalmólogos, optometristas, y personal oftálmico conexo)
  3. Prestación de servicios de cirugías de catarata (la tasa de cirugía de cataratas [TCC o CSR por sus siglas en inglés] y la cobertura de cirugía de cataratas [CCC o CSC por sus siglas en inglés]).

Con menos de 5 años hasta el 2019, es importante que ya se implemente la recopilación de datos de los indicadores para monitorear el progreso del GAP e identificar las buenas prácticas y mecanismos preferidos de reportar que pueden ser adoptados en todo el mundo.

Los indicadores mundiales para el monitoreo de la eliminación de ceguera evitable: Un proyecto piloto en América Latina, un proyecto patrocinado por The Fred Hollows Foundation, fue aprobado en octubre de 2013, con apoyo financiero adicional de Orbis y la Agencia Internacional de Prevención de Ceguera (IAPB) para los años 2013-2015. El proyecto está dirigido por Strategic Solutions, Inc, en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la IAPB, Orbis, y. El equipo de investigación del proyecto incluye: Marissa J. Carter (Strategic Solutions, Inc), Kristen Eckert (Strategic Solutions, Inc), Van Lansingh (IAPB Latinoamérica), Juan Carlos Silva (OPS), y Joan McLeod-Omawale (Orbis). La finalidad de este proyecto es formalizar e implementar un mecanismo regional en América Latina para recopilar y reportar los indicadores de salud ocular en colaboración con los ministerios de salud (MdS), los comités nacionales de VISIÓN 2020 (V2020) o de Prevención de Ceguera, las sociedades nacionales de oftalmología, y otros organismos regulatorios en 5 países: Chile, Honduras, México, Perú, y Uruguay. Los objetivos importantes del proyecto son la evaluación de viabilidad en la recopilación de datos, confiabilidad de los indicadores y su definición con la métrica adecuada, además de definir las barreras para obtener los mismos. La evaluación final del proyecto concluirá con la validación del protocolo de investigación para implementar este proyecto de indicadores en las otras regiones del mundo además de una publicación que presentará las lecciones aprendidas.

El Primer Taller Latinoamericano de los Indicadores Mundiales en Prevención de Ceguera fue organizado en la ciudad de Lima, Perú, del 10 al 12 de marzo de 2014 con el apoyo logístico de la Clínica Divino Niño Jesús.. Veintitrés participantes representando Strategic Solutions,  IAPB,  OPS, Orbis, el Consejo Internacional de Oftalmología (ICO, por sus siglas en inglés), la Universidad de São Paulo-Ribeirão Preto, y los MdS, las sociedades nacionales de oftalmología, y los comités nacionales de Perú, Uruguay, Honduras, México, y Chile; participaron para lograr un conocimiento más amplio y concientización de los nuevos indicadores mundiales relacionados a la prevención de ceguera de la OMS.

Durante el taller, las delegaciones de cada país presentaron la situación actual de la recopilación de datos (incluyendo los éxitos y las deficiencias) en sus respectivos países, desarrollaron las estrategias nacionales para recopilar los datos, y elaboraron un plan de trabajo de la implementación del proyecto de indicadores para los siguientes 6 a 9 meses. El taller les proporcionó a los participantes un entendimiento especial de la importancia de la recopilación integrada y completa de los datos de los sectores público y privado.

Las lecciones claves aprendidas en Lima incluyen:

  • La cooperación inter-sectorial e inter-institucional es esencial para el éxito de la recopilación completa y exacta de datos. El taller juntó las tres partes interesadas en cada país que realizan la recopilación de datos y les motivó a colaborar juntos para desarrollar las estrategias para la obtención de los mismos y planes de trabajo concretos a fin de mejorar la implementación de los indicadores mundiales en sus respectivos países. Un resultado importante fue el renacimiento del concepto del Comité Nacional en los países, el cual había gradualmente disminuido en los últimos años.
  • Otras lecciones importantes: el énfasis en la necesidad de un registro completo de datos, el rol de la estandarización en la epidemiología y la recopilación de datos, y el proceso de validar los mismos. La norma para reportar la TCC está definida como cada cirugía de cataratas reportada por los MdS, pero estas cifras pueden ser difíciles de obtener de los oftalmólogos quienes trabajan en las clínicas privadas y no están afiliados con las sociedades nacionales de oftalmología.  Se recomienden validar el número de cirugía de cataratas realizadas anualmente en cada país, con los datos de importación y de venta de lentes intraoculares. Eso requiere la cooperación inter-institucional con los ministerios de economía, además de la industria en algunos casos. Una solución pendiente es el desarrollo de los modelos matemáticos que puedan estimar los datos del sector privado, donde se conoce los datos frecuentemente son incompletos.
  • Hay una gran variación e inconsistencia de un país a otro con respecto a sus definiciones de “equipo integrado de atención oftálmica.Una lección muy importante aprendida con respecto a la confiabilidad de la recopilación de datos fue el desafío de la estandarización de los indicadores mundiales para los diferentes tipos de profesión de atención oftálmica. El GAP de la OMS incluye el indicador clave de la cifra del personal de atención oftálmica, por tipo de profesión que se basa en el número de oftalmólogos, optometristas (donde la profesión esté legalmente constituida) , y personal oftálmico conexo en cada país para determinar la disponibilidad y las lagunas del personal de atención oftálmica. No hay estandarización ni de optometristas ni del personal oftálmico conexo en América Latina. Algunos países no permiten optometría. No existe criterio para los asistentes oftálmicos (quienes frecuentemente son enfermeras sin entrenamiento en salud ocular en algunos países). Se necesitan los requisitos mínimos de competencia para optometría y el personal oftálmico conexo. También se necesita la certificación regional para los oftalmólogos y entrenamiento quirúrgico con el fin de medir y recoger mejor los datos relacionados. Puede ser necesario reconsiderar y/o modificar este indicador al nivel mundial debido a la falta de estandarización y definición universal de personal oftálmico conexo.
  • Para la implementación del proyecto, hay una necesidad de mantener comunicación fuerte y clara entre el equipo de investigación y todos los participantes,  además de mantener coordinación entre los tres sectores involucrados en cada país y continuar el intercambio de conocimientos entre todas las partes, para mantener la motivación y aprender de la experiencia en cada país. Eso incluye el apoyo técnico del equipo de investigación para facilitar la provisión de las herramientas y los recursos necesarios para recopilar efectivamente los datos en cada país y ayudar motivar a los gobiernos a adoptar nuevas medidas.

Al final del año 2014, se estima que todos los países acabarán la Fase 2 – Implementación después de realizar las acciones propuestas en sus planes de trabajo para los indicadores mundiales y fortalecer la recopilación de datos. La Fase –  3 Recopilación de Datos ocurrirá en 2015. El proyecto terminará con la Fase 4 – Análisis Final y Evaluación. El reporte final será publicado conteniendo un resumen de los datos, las lecciones aprendidas, y las buenas prácticas que podrán ser utilizadas en los mismos proyectos (o similares) en otras regiones del mundo.

Los comentarios están cerrados.