EDITORIAL: Medicina Basada en Evidencia Para Cambiar e Impulsar la Política Nacional: Programas De Prevención de Ceguera en Latinoamérica

Van C. Lansingh
Regional IAPB/VISION 2020
Latin America Coordinator

Kristen Eckert
External Consultant

A raíz de la epidemia del Ébola, la comunidad global ha visto y experimentado las consecuencias, el miedo, y la confusión de manejar y controlar una enfermedad que ha tenido una fuente de conocimiento y evidencias limitadas además una carencia de antecedentes históricos para sustenta acciones tomadas.

La comunidad de salud global nunca antes había tenido que enfrentarse al Ebola en ambientes urbanos y transnacionales de la manera que hemos estado ahora obligados. Algunos reportes indican que aproximadamente 6000 personas han muerto hasta la fecha y la Organización Mundial de la Salud advierte que muchas más perecerán y de acuerdo con ciertos expertos aparecerán de cinco a diez mil nuevos casos por semana hasta fin de año.  La alta tasa de mortalidad del Ebola, más de la mitad de aquellos que están enfermos por el virus mueren, es un motivo de gran preocupación a nivel mundial. Sin embargo, hay otro problema de salud a nivel global que actualmente permanece oculto en las sombras de cobertura de los medios de comunicación internacional; un problema que afecta a 1 de cada 5 cada niños que nace cada minuto y que tiene una tasa de mortalidad comparable al 60% durante su primer año de vida de ceguera.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 285 millones de personas a nivel mundial tienen deficiencia visual y 39 millones de ellos son ciegos. Aproximadamente un 80% de la deficiencia visual es prevenible o evitable.  La ceguera es una entidad de la pobreza; 90% de las personas con deficiencia visual y ceguera viven en ambientes de bajos recursos.

El 9 de octubre, los líderes internacionales de la prevención de la ceguera se reunieron en la ciudad de México para celebrar el Día Mundial de la Visión 2014 en la escuela vieja de medicina de la Universidad Autónoma de México (UNAM) que está localizada en el centro histórico de la ciudad. Este año, La Llamada de Acción, No más ceguera evitable, tiene como objetivo lograr la meta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir a nivel mundial la ceguera evitable a un 25% para el 2019; la cual fue aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra, Suiza en mayo del 2013. La Organización Panamericana de la Salud (OPS), aprobó recientemente El Plan de Acción para la Prevención de la Ceguera y Deficiencia Visual,  un plan regional de implementación derivado del plan global de la OMS con objetivos estratégicos y metas que son específicas para América Latina y El Caribe.

El plan regional de la OPS es un ejemplo excelente del uso de la medicina basada en la evidencia (EBM) para dirigir una política de salud. Cerca de 30 publicaciones, de las cuales la mitad han sido de autores oftalmólogos y profesionales latino americanos de la salud ocular, son mencionadas como evidencia para sustentar las 5 direcciones de estrategia de acción que están basadas en la gobernanza autoridad de la salud visual, la cobertura universal de la salud ocular, la reducción de la ceguera y deficiencia visual en los adultos, reducción de la ceguera y deficiencia visual en los niños, y la reducción de los límites de ceguera y baja función visual en las diferentes edades.

Los planes de la OMS y la OPS son en el fondo los indicadores de la salud ocular que controlarán el progreso realizado en base a los planes de cada país. El grupo principal de los indicadores incluye la información  de las causas y prevalencia de la deficiencia visual y la Tasa de Cirugía de Catarata y la Tasa de Cobertura de Cirugía de Catarata en cada país. Estos datos son coleccionados por los métodos de encuestas epidemiológicas tales como la Evaluación Rápida de la Ceguera Evitable (RAAB, por sus siglas en inglés), las cuales sirven para guiar la política de la salud ocular e implementar los planes de salud global y regional. La región de América Latina tiene de hecho el mayor número  de estudios epidemiológicos; con 17 estudios publicados hasta la fecha.

El impacto de la Medicina Basada en Evidencia en la programación de la salud ocular en América Latina está muy bien documentada extensiva.  El British Journal of Ophthalmology (BJO) publicó este año el artículo Latin American vision loss data of the 2010 Global Burden of Disease Study. ¡En las regiones en conjunto de América Latina y el Caribe, el estimado de  la prevalecencia de ceguera se redujo de 0.8% en 1990 a 0.4% en el 2010! La deficiencia visual severa y moderada se redujo de 4.3% a 2.7%. Los datos muestran claramente que América Latina ha tenido un largo caminar durante estos últimos 25 años en la  prevención de la ceguera. Todavía hay un camino largo por recorrer, ya que actualmente más de 26 millones de personas en el continente americano sufren de deficiencia visual y más de 3 millones están ciegos con cataratas y  con glaucoma responsables de un 75% de la ceguera regional.  El éxito del plan regional de la OPS será medido con respecto a la reducción del número de personas con deficiencia visual y de ceguera por 6.5 millones y 750,000, respectivamente, en menos de 5 años.

Aproximadamente 20.8 millones de personas con deficiencia visual que viven actualmente en el continente americano podrían haber prevenido la pérdida de su visión y muchas personas con cataratas tienen la opción  de la recuperación de su vista. La ceguera y deficiencia visual no son epidemias repentinas que aparecen en los titulares de las noticias actuales; ambas muestran la salud crónica global y la crisis humanitaria que afecta a más de 250 millones de personas a nivel mundial y requiere de una acción coordinada y multidisciplinaria por parte de los gobiernos, profesionales de la salud ocular, organizaciones no-gubernamentales, y la industria que asegure que nadie se quedará ciego innecesariamente.

Espero que usted lector disfrute de las contribuciones de los diferentes autores de talla internacional que engalanan nuestro boletín en ésta ocasión.

“El desorden en la sociedad es el resultado del desorden familiar (Sta. Ana Seaton)”.

Van C. Lansingh, M.D, Ph.D

Regional IAPB/VISION 2020 Latin America Coordinator
Voluntary Assistant Professor of Ophthalmology, Miller School of Medicine, University of Miami
Director of International Outreach in the Department of Ophthalmology, Hamilton Eye Institute, at the University of Tennessee Health Science Center
Director de Relaciones Internacionales del Instituto Mexicano de Oftalmología, Querétaro, Querétaro
vlansingh@v2020la.org

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s